INTERIORISMO COMERCIAL. PROYECTANDO FRANQUICIAS



Cuando proyectas un nuevo emprendimiento, no sólo quieres que sea un éxito, sino que, además, en un futuro te permita abrir más locales o franquicias.

Este es un gran desafío para un nuevo emprendimiento, y como todo, para lograrlo debe ser planificado de antemano.

Sabiendo que el Interiorismo Comercial es clave para el éxito de tu negocio, no puedes dejarlo de lado al momento de planificar un negocio escalable. El Diseño de Interiores debe facilitarte este proceso y no ser una traba para lograrlo.


¿Pero cómo diseñamos un local para que éste sea replicable y mantenga su concepto en el tiempo?

Proyectando una identidad corporativa en vez del diseño de interiores de un local comercial.

Puedes partir proyectándolo sobre un local prototipo o uno existente, pero en ambos casos debes tener en cuenta seleccionar cuidadosamente los elementos estéticos y funcionales para que representen tu propuesta y sirvan al propósito de la marca, sin estar condicionados al espacio físico que los alberga.

De esta forma lograrás identificar componentes que, combinados, crearán una identidad sólida que podrás replicar en diferentes locales sin importar su estructura.

Esta información se recopila en lo que llamamos un Manual de Estilo que contempla, entre otras cosas, los siguientes puntos:


#Funcionalidad

El Diseño de un local comercial comienza con el análisis de sus funciones. Proyectar una identidad corporativa no difiere en esto, pero sí requiere de un análisis con visión global y no especifica.

Para hacer este análisis, comienza por desglosar todas las tareas y servicios que deben ocurrir dentro del local. Luego, define áreas para tareas relacionadas, que deben estar juntas para optimizar tiempo y recursos.

Ejemplos: Atención al cliente: Salón, mostrador, caja, despacho. Servicios internos: deposito, cocina, baño/área empleados; servicios al público: baños, probadores; etc.

Definiendo áreas y tareas relacionadas, estableces el flujo de trabajos. Por más que el local sea alargado, cuadrado o en esquina, siempre aplicarás este mismo orden, así conseguirás espacios y dinámicas que ya sabes que funcionan y logran mejorar la eficiencia del negocio.

Además de esto, asignar las dimensiones en m2 a cada área te permitirá elegir los locales adecuados a tu tipo de negocio, sabiendo qué mínimo metraje requieres para un correcto funcionamiento.


#Estética

La estética es la que define en gran medida (por lo menos visualmente) la identidad corporativa de tu marca. Debes seleccionar materiales, colores, terminaciones, texturas, tramas e iluminación, entre otros detalles, que comuniquen y reflejen la esencia de tu propuesta para diferenciarte de la competencia.

El secreto para lograr esto es encontrar eso que hace diferente a tu marca, lo que le da carácter, personalidad y la hace única, y en base a eso, los elementos estéticos adecuados que lo comuniquen.

Cada material, color, textura, iluminación, etcétera, trasmite una sensación o emoción. El resultado de seleccionarlos con criterio e intención para comunicar tu propuesta y contar tu historia es una imagen corporativa única y diferenciadora que logra perdurar en el tiempo siendo el fiel reflejo de la marca.

Es importante al elegir los materiales, que no sean aquellos de moda o tendencia actual, porque lo más probable es que no perduren. Con el tiempo, no podrás conseguir estos materiales en el mercado o quedarán obsoletos en el diseño.

Si quieres saber más sobre esto, te invito a que leas “Las 5 claves para hacer un diseño que no pase de moda”


#Experiencia

La experiencia que buscas ofrecer a tu cliente es parte indispensable de tu propuesta. Por lo que deberías contemplarla dentro de la imagen corporativa, por más que sea algo puramente vivencial.

La experiencia es un conjunto de sensaciones y emociones que logramos trasmitir a través de los recursos estéticos, la iluminación, la dinámica del espacio y el confort, entre otras cosas.

Estos elementos son los que te permiten generar un ambiente relevante y significativo para tu cliente ideal, para así lograr cautivarlo, hacerlo sentir especial, que se identifique con tu marca y quiera ser parte de tu mundo.

Un claro ejemplo: Si tu Restaurante tiene como cliente target parejas enamoradas, el diseño debe tener elementos estéticos cálidos, acogedores y relajantes, la iluminación debe ser tenue, la distribución de las mesas debe ser holgada, con cierta privacidad, y los asientos deben ser confortables para acompañar una larga cena romántica.

Como verás, la experiencia se genera a través de la combinación de muchos factores que deben ser pensados y planeados con esa intención para lograrla con éxito. Claramente, esta experiencia debe ser algo que se repita en todos los locales o franquicias.


#Adaptabilidad

Poder replicar el diseño no sólo implica poder adaptarlo a diferentes locales, cada uno con sus características particulares, sino que también hay que tener en cuenta el impacto del tiempo en tu formato de Negocio.

Puede ser que con el correr de los años te des cuenta que un producto o servicio funciona mejor que otro, o que descubras un nuevo nicho para explotar y eso cambie indefectiblemente tu estructura.

Además, algo que aprendimos en tiempos de pandemia es que, de un día para otro, las reglas del juego pueden cambiar.

El Diseño de tu negocio debe estar preparado para adaptarse. Los diseños estructurados y rígidos ya no funcionan, la flexibilidad y versatilidad han llegado al Diseño de interiores para quedarse.

El desarrollo de layouts variables y mobiliario funcional son grandes aliados, ya que te permiten cambiar y restructurar el local, acompañando tu evolución sin ser un obstáculo.




Diseñar pensando en franquicias requiere de una visión global y atemporal, para así poder desarrollar una identidad corporativa que se aliñe con tu idea de emprendimiento escalable y replicable.

¿Se puede crear una identidad corporativa de un negocio que ya está funcionando? Claro que sí. Debemos comenzar por analizar la imagen de marca que se tiene hoy en día, identificar cuáles de los puntos anteriores se cumplen y cuáles no para poder trabajarlos y modificarlos. Así podremos crear la imagen corporativa y el manual de estilo.



Hace poco me contactó una clienta potencial con la idea de un nuevo emprendimiento. Al escucharla hablar en plural, le consulte si su idea era hacer varios locales y su respuesta fue “Y sí, ¿acaso no es lo que todo el mundo quiere cuando piensa en abrir un local?”

Definitivamente así es, y quiero decirte que es posible, pero no ocurre por sí solo. Hay que proyectar y planificar para que lo que deseas finalmente suceda.



María J.

27 vistas0 comentarios
SUSCRIBITE PARA RECIBIR TIPS DE INTERIORISMO COMERCIAL
  • Facebook Black Round
  • Instagram - Black Circle
  • Pinterest - Black Circle
  • LinkedIn - Black Circle