5 CLAVES PARA HACER BRILLAR TUS ESPACIOS



Una herramienta de diseño muy potente, pero pocas veces aprovechada es la iluminación. La iluminación puede cambiar radicalmente un diseño, no sólo iluminándolo de noche, sino también dándole versatilidad, cambiando su percepción y creando experiencias únicas.


La luz, además de ser funcional (responsable del confort visual para realizar las tareas propias de cada ambiente) y estética (incorporando artefactos de iluminación que aportan belleza y color), tiene la característica de ser un elemento de diseño por sí misma. Proyectarla integrada con la propuesta es clave para llevar el diseño de interiores a otro nivel.


Son muchos los usos y aplicaciones que tiene la iluminación, sin mencionar la cantidad de variantes de artefactos que hay. Pero hoy no me explayaré en eso sino que haré hincapié en el uso de la luz como herramienta de diseño.

Entonces ¿Cuáles son las cinco claves para utilizar la iluminación y hacer brillar tu diseño? Te las comparto a continuación:


# 1 Resalta la arquitectura interior

Todo detalle arquitectónico es buen candidato a ser destacado con el uso de iluminación para darle un mayor protagonismo en el diseño. Ya sea una cualidad propia del ambiente o una incorporada en el diseño.

Con arquitectura interior me refiero a los cielorrasos, los encuentros de paredes y techos, los desniveles en pisos o escalones, arcadas, molduras, etc.

El uso de la iluminación oculta es lo que más se usa en estos casos, creando un efecto de luz rasante que despega un elemento del otro realzando su volumen.

Es un detalle que podría perfectamente no estar, pero cuando está, hace una gran diferencia a la percepción del espacio.



# 2 Remarca los materiales y las texturas

Ambos son componentes elementales de un buen diseño. Jugar con la combinación de los mismos es el camino para crear un diseño único e innovador. Para remarcar sus propiedades y potenciar este carácter único del diseño, es necesario complementarlos con una buena iluminación.

Los elementos más interesantes para remarcar son los que tienen relieve, como por ejemplo revestimientos de piedras, ladrillos, maderas rústicas y paneles decorativos 3d ya que estos, al ser iluminados, crean efecto de movimiento y hacen que el diseño cobre vida.

Para estos casos se suele utilizar una iluminación oculta o direccional.





# 3 Destaca elementos

Así como resaltamos la arquitectura de interior y remarcamos los materiales y las texturas, destacar los elementos decorativos es un gran recurso para resaltar los detalles del diseño. Yendo de lo general a lo particular, el interiorismo trabaja en todas las áreas, por lo que los detalles finales y decorativos no deben dejarse de lado al momento de resaltar la propuesta.

Estos elementos pueden ser plantas, objetos, mobiliario especial, cuadros, espejos, etc.

La forma mas efectiva de iluminar esos elementos es con una luz direccional, ya que ésta, además, le da volumen y resalta los colores.



# 4 Crea un ambiente

Una propiedad de la luz que sin duda vale la pena mencionar en este artículo es su temperatura. La temperatura de la luz es la responsable de que un ambiente sea cálido, frío o una combinación de ambos. El uso de la temperatura debe ser intencional en la propuesta, teniendo como parámetro general que la luz fría genera un estado activo y de concentración, mientras que la cálida genera un estado de relax y de tranquilidad. Usarla con criterio puede ayudarnos a potenciar el clima y la experiencia.

La temperatura es una propiedad de las lámparas, por lo que cualquier artefacto de iluminación puede ser utilizado en ambos casos.


Además de la temperatura del color, algo que suelo recomendar para este propósito es el uso de dimmers. El dimmer proporciona versatilidad, permitiendo modificar la intensidad de la luz para crear diferentes ambientes o climas de acuerdo a los diferentes momentos o situaciones.

No todas las luces se pueden dimerizar, por lo que es necesario asesorarse al respecto.





# 5 Anímate al color

Este es un recurso que no aplica en todos los casos y con el que hay que ser muy cuidadoso, pero el uso de la luz de color, con criterio, puede hacer que un diseño vibre y deslumbre.

La clave en el uso de la luz de color está en hacer el resto del ambiente en colores neutros, para que la luz sea la protagonista y la que aporta color al diseño. En caso de que agregues algún elemento de color, te sugeriría que sea del mismo que la luz, para que no compitan sino que se potencien.

Siempre hay que utilizarla en conjunto con la luz blanca para no perder confort visual.

La luz de color se puede utilizar en iluminación oculta, direccional o como objeto en si mismo, siendo el caso de los carteles de neón.





Como verás, estas cinco claves que te comparto hoy son para resaltar los elementos que componen el diseño y lo caracterizan.

La iluminación es un complemento. Busca potenciar y hacer brillar lo que ya está ahí, lo que proyectamos, seleccionamos y colocamos con una intención que además de ser estética y funcional, es la de generar una experiencia.

La luz es un estimulo directo a los sentidos y a la percepción de espacio. Con ella podemos cambiar radicalmente el sentir o el clima de un ambiente y generar experiencias únicas potenciando la propuesta y haciéndola brillar.

Espero que estas cinco claves te ayuden a ver el potencial que tiene la luz. Vale remarcar que esta herramienta idealmente se proyecta integrada al diseño desde un principio, pero si no lo has hecho así, puedes incorporarla posteriormente y trasformar el espacio en uno deslumbrante.

Recuerda que nunca es tarde para agregar luz.


Si tienes alguna duda o necesitas mi ayuda, contáctame »» ACÁ

María J.

36 vistas0 comentarios
SUSCRIBITE PARA RECIBIR TIPS DE INTERIORISMO COMERCIAL
  • Facebook Black Round
  • Instagram - Black Circle
  • Pinterest - Black Circle
  • LinkedIn - Black Circle